El Auto Sin Conductor

El futuro está aquí y ya, los autos sin conductores son una realidad y en una década o menos, los choferes humanos serán historia, o una rareza. En esencia, los coches autónomos son sistemas muy complejos capaces de evaluar su entorno, tomar decisiones y circular sin guías humanos. Oppenheimer menciona en su programa que en su libro El
conductor en el automóvil sin conductor, los autores Vivek Wadhwa y Alex Salkever dicen que en poco tiempo estaremos debatiendo si se debería permitir que los humanos manejemos autos. “Mis nietos me pedirán que les cuente cómo era conducir un automóvil en una ciudad de las de antes. Les diré que era algo aterrador, peligroso”, escribieron. Se considera que una de las mayores ventajas de estos autos revolucionarios es su seguridad, al respecto se señala que estos vehículos son un 95 por ciento más seguros que los automóviles conducidos por humanos, porque un alto porcentaje de los accidentes ocurren por error humano, como cuando el conductor se duerme al volante o está ebrio. El auto que se maneja solo no se duerme, ni se emborracha y tienen una capacidad de reacción
extremadamente rápida, y la idea es que, una vez en las carreteras, dispongan de toda una red de información que los haga capaces de prevenir y hasta predecir situaciones de riesgo, para evitar cualquier tipo de accidente.
En general es difícil adoptar estas nuevas tecnologías si no conocemos cómo funcionan. El siguiente texto de Alvarez, nos da una idea de ésto. Un GPS es la base y la parte vital de la tecnología de un automóvil sin conductor. Este sirve para establecer el punto de inicio y de final, analiza todos los caminos y elige el mejor. Pero no basta, pues sus mapas rara vez cambian y, además, el camino real incluye tráfico, desvíos por obras, obstáculos imprevistos… Por eso, necesita sensores radares, que van distribuidos por la carrocería y son capaces de detectar distintos obstáculos que se encuentran en el camino. Además, permiten que el vehículo vea hasta 100 metros de noche o con lluvia, nieve u otras situaciones adversas.

El coche autónomo cuenta también con cámaras de video, muy útiles para leer señales de tráfico, detectar semáforos y controlar otros vehículos, además de rastrear y buscar peatones y otros obstáculos. Y una tecnología esencial son los sensores lidar, que detectan los bordes de las carreteras e identifican las marcas de carril. Su funcionamiento consiste en enviar un haz láser que rebota y procesa la información. Los automóviles sin conductor necesitan, además, tener un ordenador central que analiza todos los datos de los diversos sensores para convertirlos en acciones: dirigir, frenar o acelerar.

Share this Post

The author did not add any Information to his profile yet

Leave a Comment